Dios del Sol

En febrero me escapé del oscuro y frío invierno del norte de europa. Buscaba a Nuestro Señor el Sol de España. Lo encontré y me hipnotizó con sus cálidos rayos. Al rato me dí cuenta que sin duda él es mi dios y de esta forma surgió este poema:

Nuestro señor el Sol

En cualquier momento efímero

Poderes de hipnotizarte

Bajo un hechizo ardiente

Cautivada por su fuego incandescente

Mi alma en pena le entrego

¡Ay Señor! Llévame pronto

Hasta cuando los días

No aguanten el oscuro entero

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: